fbpx

Todos queremos unos dientes blancos, pero no a cualquier precio

 

Lucir una sonrisa blanca y brillante es el objetivo que muchos podemos compartir como estándar de belleza. Por ello, el cuidado dental de muchísimas personas pasa por conseguir unos resultados que muestren el color blanco que deseamos para nuestro esmalte. No obstante, en algunos casos, a pesar de realizar una correcta higiene dental observamos que el tono de nuestros dientes no es el que queremos.

Una tonalidad más blanca a nuestros dientes, además de brillo.

Es en estos casos cuando los dentistas recomendamos la opción del blanqueamiento dental como tratamiento estético para nuestros dientes. Lo utilizamos habitualmente para eliminar manchas o aportar una tonalidad más blanca a nuestros dientes, además de brillo. De este modo, solucionamos problemas estéticos que los dientes hayan podido ir acumulando por diferentes motivos o malos hábitos.

Ahora bien, al tratarse de un recurso más enfocado a la estética que a la salud, mucha gente opta por no acudir al dentista y realizar estos tratamientos por su cuenta, sin supervisión profesional. Esto supone un peligro que en los últimos años ha incrementado a causa de las redes sociales. Hoy queremos contarte lo peligroso que puede resultar el hecho de realizar un tratamiento así por nuestra cuenta.

No te dejes engañar por las redes sociales

El aumento del contenido relacionado con «beauty tips» en redes sociales puede resultar un peligro para la salud. Cabe recordar que la mayoría de estos trucos son caseros y no cuentan con aprobación profesional. Por lo tanto, la mejor opción es no realizarlos para evitar posibles daños irreparables en nuestros dientes. En este sentido, aunque hay infinidad de «tips» sobre blanqueamiento, queremos destacar los dos más populares.

Por un lado encontramos el agua oxigenada. Según confirman varias personalidades de redes sociales, a base de lavar sus dientes a diario con esta fórmula, se consigue un tono más blanco para nuestros dientes. Por otro lado, encontramos el mismo hito pero con bicarbonato. Ambos se posicionan como alternativas económicas y caseras para blanquear nuestros dientes, sin embargo no es oro todo lo que reluce. Valga la redundancia.

Tendencias peligrosas para nuestros dientes

Insistimos en que ninguna de estas opciones son ni fiables ni recomendables. Más bien al contrario ya que la exposición constante a estos productos por parte de nuestros dientes nos provocará abrasión, irritación en las encías, desgaste del esmalte y sensibilidad dental permanente. Desde luego, no vale la pena jugársela y apostar por este tipo de tratamientos, ni tan siquiera probarlos.

Recuerda que lo más recomendable ante cualquier necesidad estética sobre nuestros dientes es acudir a un especialista.

Solicita información sin compromiso

Somos un equipo profesional y humano de alto valor!

Lluís Muncunill, 27 Terrassa*

*en esta clínica trabajamos con mútuas.