Uno de los principales motivos de consulta en nuestras clínicas dentales, es sin duda el dolor de dientes. Sus causas pueden ser muy diversas. Son capaces de generar muchas molestias, afectando directamente a nuestra vida.

La pérdida de grosor del esmalte o la retracción de las encías, puede dar lugar a que quede más expuesta la dentina.  Que contiene terminaciones nerviosas. Lo que daría lugar a sentir pinchazos cuando tomamos algo frío o caliente. Este problema se denomina sensibilidad dental. Y puede ser provocados por una mala técnica de cepillado. Agresivo con las encías. Hábitos bruxistas que destruyen el esmalte dentario. O algún tipo de enfermedad periodontal.

Otro tipo de dolor de dientes más crónico y continuado, puede venir generado porque tengamos caries. Y está haya avanzado hasta el interior del diente, donde se encuentra el nervio. Es muy recomendable acudir al dentista con asiduidad para poder detectar posibles problemas. Actuar rápido, evitando que un pequeño dolor de dientes se convierte en un problema mayor.

Una dieta inadecuada, el uso de técnicas incorrectas de higiene bucal o el empleo de pastas dentales abrasivas, son algunas cosas que puedo acero que nos duelan los dientes.
Se calcula que 1 de cada 4 adultos padece hipersensibilidad dental, y es especialmente frecuente entre los de 25 y 45 años, aunque puede presentarse a cualquier edad. Se caracteriza, explica Francisco Gil Loscos, de la Universidad de Valencia, por un dolor agudo y de corta duración, como respuesta exagerada a estímulos táctiles, térmicos, químicos u osmóticos. «Este trastorno se origina cuando los conductos dentinarios, que alojan terminaciones nerviosas, quedan al descubierto lo que produce estímulos dolorosos en respuesta a acciones cotidianas como son la ingesta de bebidas o comidas frías o calientes, el cepillado, etc.».
Entre los factores de riesgo principales se encuentran el uso de técnicas inadecuadas de higiene bucal, el empleo de cepillos con filamentos duros y pastas dentales abrasivas, las erosiones químicas inducidas por ácidos o la acumulación de biofilm oral, también conocida como placa bacteriana.

Algunas personas presentan un mayor riesgo de sufrir hipersensibilidad dental

Las que cepillan vigorosamente sus dientes, aquellas con recesión gingival, las que están en tratamiento periodontal, los bulímicos con sus vómitos ácidos o los individuos con problemas periodontales o exposiciones anormales de los cuellos de los dientes.

También la dieta es importante. Muchas dietas habituales, y que además se consideran sanas, son muy ácidas. Pueden ser saludables para el organismo en general, no lo son para el esmalte y la dentina.

Por eso las personas que consumen frecuentemente bebidas ácidas son más propensas a sufrir hipersensibilidad. Aunque no provocan una erosión tan rápida como el zumo de pomelo o el de naranja: Las bebidas carbonatadas como los refrescos de cola también erosionan la sensibilidad dental. Debido a su abundante consumo, especialmente por parte de niños y adolescentes.

Explica el experto que la erosión de la dentina es dependiente del tiempo y de la acidez del pH

Las sustancias con un pH bajo pueden eliminar el «barrillo dentinario» y abrir los «túbulos dentinarios». Es importante comprobar el pH de los alimentos para poder realizar recomendaciones dietéticas adecuadas a los pacientes con hipersensibilidad dental o exposición de la dentina. El pH crítico en el que se disuelve el esmalte está en torno a 5 o 5,5. La mayoría de los zumos de frutas tienen un pH por debajo de este punto.

5 consejos para prevenir el dolor de dientes

  1. Lo primero y más importante es analizar las causas que han provocado esta sensibilidad y enseñar al paciente a evitarlas.
  2. La simple eliminación de productos de naturaleza ácida de la dieta evita gran parte del desgaste de los dientes a nivel del cuello.
  3. Se deben llevar a cabo también maniobras correctas de higiene bucal como, por ejemplo, el uso de cepillos dentales con filamentos suaves y pastas dentífricas y geles no abrasivos.
  4. Cepillado no traumático y utilizando técnicas de cepillado vibratorias.
  5. No realizar un cepillado dental inmediatamente antes o después de la exposición al ácido, evitándose también el consumo de bebidas ácidas inmediatamente después de un tratamiento periodontal.

Solicita información sin compromiso

Somos un equipo profesional y humano de alto valor - Primera visita gratis

Lluís Muncunill, 27 Terrassa*

*en esta clínica trabajamos con mútuas